Copyright Oficial © Francisco De Manuel   POLITICA DE PRIVACIDAD

CLIPPING DE PRENSA

Las Ventas, 29/10

DE MANUEL

Y DE MADRID

Mundotoro

29/09/18

Joven pero sobradamente preparado. Con apenas 18 años, y con los datos en la mano, es el novillero que mejores logros ha conseguido este año en 

Las Ventas. A Francisco de Manuel le sobran los motivos y las razones en Madrid. Ya llamó la atención como novillero sin caballos, y esta temporada a punto estuvo de abrir la Puerta Grande tanto en la Feria de la Comunidad como en San Isidro. Hoy ratificó en Otoño todas esas expectativas porque es uno de los novilleros del año y en este galardón honorifico tiene mucho que ver su paso por Las Ventas, lo que le deja en una posición privilegiada para la próxima temporada.

 

Así lo demostró con ‘Favorito’, el tercer Fuente Ymbro que se arrancó como un tren y que le apretó una barbaridad en un tercio de banderillas no apto para cardiacos, jugándosela de verdad primero y después en una faena poderosa de principio a fin. Sólo un pinchazo previo a la estocada le negó la concesión de la merecidísima oreja. Una vuelta al ruedo de ley en un variado lote de Fuente Ymbro en el que destacó el extraordinario quinto, de nombre ‘Jurista’, un tanto tardo, con el que Pablo Mora logró buenos pasajes al natural cuando le acertó a dejar la muleta en el hocico. El portugués Juanito se mostró firme y mostró su oficio con el lote de menor transmisión para el tendido.

 

 

 

LA ILUSIÓN DE UN GRAN "JURISTA" EN MADRID

EL MUNDO

29/09/18

Francisco de Manuel ha sido el novillero de la temporada. El que más ha puntuado, el que mayor proyección ha demostrado. El que más ha ilusionado. La ilusión es el motor de la fiesta. Aquello que lleva a los aficionados a ir a las plazas, aquello que lleva a los apoderados a involucrarse. Ese sueño que alimenta entrenamientos y sacrificios. De Manuel es un novillero con capacidad y, al mismo tiempo, elegante. Sin tener un corte exquisito de torero, es fino en sus formas y tiene recursos toreros para resolver las dificultades. Esta sábado dio una vuelta al ruedo tras petición de oreja en el tercero. Su compromiso se vio en banderillas, en la cara, sin saltos. Lo más torero de su actuación fue en el inicio genuflexo, con el brazo izquierdo caído y el pecho erguido. Tuvo importancia el novillo de Fuente Ymbro en la primera mitad de la faena. Lo aprovechó De Manuel y Madrid respondió. El pinchazo y el presidente impidieron el premio. El sexto fue devuelto y también el primer sobrero (de El Cotillo). De Hato Blanco fue el complejo sustituto que no tuvo opción alguna (silencio).

Juanito mostró oficio y buenas maneras con el manejable primero y porfió en una faena de largo metraje con el humillador aunque tardo cuarto (saludos y silencio). El portugués cuenta con valor y el sentido de la estética entre sus condiciones toreras.

Pablo Mora llegaba como uno de los nombres de la temporada. Llegó a la final de las nocturnas y se proclamó triunfador del ciclo tras cuajar una importante obra con la mano izquierda. Su lote contuvo una de cal y otra de arena (silencio y palmas). El primero fue exigente y terminó desarrollando con peligro. Mora se vio desbordado tras un gañafón en el que literalmente le arrancó la muleta. El de Fuente Ymbro le cogió la medida y no lo dejó respirar. Mora resolvió como pudo y el novillo cada vez fue a peor. El novillo que completó su lote fue el mejor de los lidiados por Ricardo Gallardo. Bragado, calcetero, con armónicas hechuras. Ya en el capote mostró una entrega que ninguno de sus hermanos tuvieron de salida. La transmisión vino de la mano de la humillación. En algunos momentos tardeó. Las embestidas buenas pero sin la repetición necesaria. O requerida por parte del novillero. "Que no pare", le chivaban entre barreras. Y paró entre muletazo y muletazo. Algunos de ellos tuvieron belleza, asentado ajuste, personalidad. Pero la falta de continuidad dio impresión de no haberlo cuajado. A última hora, un circular iniciado por la espalda dejó entrever toda la calidad guardada de Jurista, que en su arrastre se escuchó la mayor ovación de la tarde. La ovación a la ilusión de un ganadero de triunfar en Madrid.

 

 

 

UN GRAN "JURISTA" DE FUENTE YMBRO

EN LAS VENTAS

Aplausos 

29/09/18

La novillada de la Feria de Otoño se inauguró con un fino ejemplar de Fuente Ymbro. Serio pero sin desmesura. Juanito lo paró con soltura campera. En el caballo tuvo comportamiento de bravo. Empujó mucho y bien. Hubo desorden en banderillas. Quiso poderlo por abajo portugués que le costó encontrar el equilibrio a fijarlo para embarcarlo sin tirarlo como le ocurrió varias veces. Cuando se acopló llegaron momentos de reunión. Especialmente con la mano derecha. Al novillo entoces le faltó un punto de recorrido dentro de su manejable condición. La estocada llegó al segundo encuentro. Saludos.

Suelto de salida resultó el segundo de Fuente Ymbro. Bajo y armónico en sus hechuras. Pablo Mora lo recogió con buena actitud. Cumplió en el caballo y a continuación desarrolló mal estilo en la muleta. En la primera tanda arrancó a Mora la muleta de un gañafón. Pareció orientarse entonces. Se arrancó incierto y con la cara alta sin dar opción. Mora lo pudo y lo mato de media estocada. Silencio.

Francisco de Manuel dio una vuelta al ruedo tras lidiar al vibrante tercero de Fuente Ymbro. Ya con el capote dejó pasajes interesantes. De Manuel protagonizó un comprometido tercio de banderillas, sin saltos, cuadrando en la cara. Apretó el novillo hacia dentro dándole emotividad. El inicio genuflexo con el brazo izquierdo caído fue tan elegante como capaz. Después llegaron más arrancadas con transmisión antes de echar el freno de mano. De Manuel estuvo elegante y poderoso al mismo tiempo. La faena iba camino de la oreja, pero el pinchazo previo a la estocada y el presidente se interpusieron.

Juanito volvió a mostrar disposición en el cuarto. El más ancho de sienes de los lidiados. Un punto cuesta arriba. Su mayor virtud fue la humillación. Su mayor defecto fue lo tardo que fue a la hora de arrancarse. Juanito porfió y alargó en exceso la faena. Durante la misma mostró su sentido de la estética y sus ganas pero no hubo manera de llegar arriba. Las bernadinas finales tuvieron emoción. Silencio.

El quinto fue un novillo importante. Un bragado y calcetero Fuente Ymbro de preciosas hechuras. Desde salida mostró mayor entrega que sus hermanos. Pudo torear Pablo Mora con el capote. Cumplió en el caballo de Paco Plazas que lo picó con acierto. La humillación y la transmisión acompañaron en todo momento las embestidas de "Jurista". Pablo Mora pegó muletazos buenos pero no cuajó al importante novillo. Es cierto que tardeó en algunas fases de la faena, pero tampoco Mora aprovechó todas las virtudes. En un circular se vio toda la emotividad de la embestida. La estocada cayó trasera y desprendida. La ovación más fuerte fue para "Jurista".

El sexto de Fuente Ymbro y el sobrero de El Cotillo fueron devueltos. El sexto tris lució el hierro de Hato Blanco. Amplio en sus hechuras. No dio muchas opciones por su desclasada condición. Francisco de Manuel mostró superioridad. Silencio.

Madrid. Sábado 29 de septiembre de 2018. Feria de Otoño. Novillos de Fuente Ymbro bien presentados y de variado juego, con opciones en su mayoría. Importante resultó el 5°. Juanito, saludos y silencio; Pablo Mora, silencio y palmas; Francisco de Manuel, vuelta y silencio. Entrada: Tres cuartos de plaza.

 

 

 

NI UN "JURISTA"

PONE EN ORDEN

LAS NOVILLADAS

ABC

29/09/18

No hay dos sin tres. Y Francisco de Manuel, sin ser su mejor tarde, quiso reivindicarse como el novillero puntero y dio la única vuelta al ruedo. No fue el único diagnóstico: también se confirmaba que, a lo largo de la temporada, muchos novillos han portado más seriedad que algunos toros. Mala cosa: no puede ser que una figura se enfrente a la cabra de la Legión y un novel a un bisonte. Ayer, sin ir más lejos, saltaron dos sobreros (con fecha de octubre de 2014) que mañana podrían lidiarse como toros. El parte ratificaba que no son buenos tiempos para la novillería: las circunstancias no favorecen, la paciencia es un bien escaso y Madrid se convierte en tabla de salvación o naufragio. Otra verdad: no hay más cera que la arde.

Y la realidad fue que solo De Manuel prendió la chispa con el acaballado tercero, un buen novillo de Fuente Ymbro, que lidió un interesante conjunto. El madrileño –que banderilleó con entrega– plasmó la faena más lucida y solvente, con pasajes ilusionantes, temple y maneras. Menos ambición tuvo ante el octavo, un deslucido sobrero de Hato Blanco.

La joya del conjunto fue el extraordinario y serio «Jurista». Un deseoso Pablo Mora dejó algún muletazo suelto de buen aire, pero le recriminaron continuamente la colocación. Ya había acusado su verdor en el difícil segundo, más cerca del genio que de la casta. Se vio desbordado, pero algún matador hubiese tirado por la calle de en medio...

Juanito, con un lote medio, dejó verónicas toreras y pases esperanzadores, aunque aquello se vivió con frialdad. Intentó subir la temperatura con los invertidos y las bernadinas, pero creció la del público, no la de la afición (y ahí van otras dos realidades).

Cabeza fría se necesita para analizar la situación novilleril y sus leyes: aquí no pone orden ni un «Jurista».

 

 

DESTACA

FRANCISCO DE MANUEL EN LAS NOVILLADAS DE OTOÑO

LAS VENTAS

29/09/18

Segundo festejo de la Feria de Otoño.

Juanito lidió en primer lugar un brusco astado de Fuente Ymbro que fue noble. Hubo algún derechazo destacable pero le faltó fondo al animal y dejó una entera después de un pinchazo tras el que saludó ovación. Al cuarto le faltó transmisión y tuvo que tirar Juanito de valor y arrimón. De nuevo dejó constancia de su valía y arriesgó en la bernadinas finales antes de fallar con los aceros. 
El segundo de la tarde fue un arisco y complicado rival. Tuvo que tragar Pablo Mora ya que el de Fuente Ymbro lo caló desde el primer momento y se revolvía a mitad de cada pase buscándolo. Estuvo firme y mató de media siendo silenciado. El quinto de la tarde fue el mejor novillo de la tarde. Tuvo recorrido, humillación y garbo en la embestida. Los momentos más destacables llegaron al ligar con la diestra en faena de altibajos. Los finales en redondo volvieron a captar la atención del aficionado que premió con una fuerte ovación al novillo en el arrastre. 
Francisco de Manuel paró al tercero a la verónica. De lo más destacable de la tarde fue el tercio de varas bien cogido por Juan José Leiro que recibió una fuerte ovación al marcharse. El novillero de Arganda animó aún más los tendidos con tres pares de banderillas en la cara y ajustado con el astado apretándole. Ya en faena siguió la intensidad con los doblones de inicio. Fue noble, se movía el de Fuente Ymbro y lo aprovechó De Manuel sobre todo para ligar por el buen pitón derecho hasta que se acabó. Le faltó fondo pero supo mantener el interés y dejó una entera al segundo intento. Le pidieron la oreja pero se quedó en vuelta al ruedo. El sexto tris tuvo el hierro de Hato Blanco tras devolver el titular de Fuente Ymbro y el primer sobrero de El Cotillo. Le faltó casta y emoción al animal y Francisco de Manuel no pudo sacar más. 

17.133 espectadores

 

 

CRONICA

MUNDOTORO

Mundotoro

29/09/18

Había gustado el sello capotero de De Manuel para recibir a ‘Favorito’, alto, de manos largas, y estrecho de sienes, con el que brilló a caballo Juan José Leiro tras ser desmontado y dejarlo llegar desde la larga distancia en la segunda vara, saludando una gran ovación tras protagonizar un emocionante tercio. No menos apasionante fue el tercio de banderillas de Francisco de Manuel, ante un toro que se arrancaba como un tren y que apretaba hacia los adentros. Comprometidísimos los pares del espada, que a punto estuvo de prender al novillero poniendo a prueba y de qué manera sus facultades con los palos, aguantando la fuerte y seca embestida cortándole el viaje. La emoción se desbordaba. Grande De Manuel, que no dudó nunca.

Torero fue el inicio de faena doblándose por bajo con temple y largura para sacar al tercio a un prontísimo novillo con gran acometividad y mucha transmisión desde la larga distancia, aunque sin clase. Decidió seguir más en corto De Manuel,aunque ya en la tercera tanda el animal bajó ese diapasión de acometidad del comienzo echando el freno de mano. Poder y elegancia en la muleta del torero, que volvió a prender la llama en una garbosa serie por el pitón derecho. Tras un pinchazo, lo pasaportó de una estocada al segundo intento y aunque hubo petición de oreja, no fue concedida y dio una vuelta al anillo.

Con templados lances a la verónica y elegancia, saludó Francisco de Manuel al sexto, que sin embargo fue devuelto por su falta de fuerza. Salió un sobrero de El Cotillo, fuerte, que también volvió a los corrales, y en su lugar salió un sobrero tris de Hato Blanco, gazapón y reservón de salida con el que luego se dobló con elegancia De Manuel en el arranque de faena. Sin embargo, no tuvo opción ante un astado sin entrega que venía midiendo y que fue deslucido. Aún así, el espada se mostró por encima de la condición de su oponente.

Vistoso fue el recibo capotero de Pablo Mora al extraordinario ‘Jurista’ que hizo quinto, un novillo muy hondo y serio, de atípica capa: bragado, girón y calcetero, que humilló con ritmo y buena condición de salida y que después tuvo clase y recorrido en la muleta a pesar de ser un tanto tardo en el cite, pero de muy buena condición. Inició la faena sin probaturas y con temple y largura al natural Mora ante un astado con transmisión y mucha calidad. La faena tuvo continuidad y vistosidad cuando el espada le dejó la muleta puesta en el hocico. Ahí los muletazos llegaron con largura, temple y expresión. Así logró muy buenos pasajes en una labor intermitente. Mató de estocada. El gran novillo fue ovacionado. Y Pablo Mora escuchó palmas.

Antes se las vio con el difícil segundo, más hondo, cuesta arriba, estrecho de sienes, y serio y que no le permitió lucir con el capote. Un novillo incierto, áspero y bronco, que venía vencido en el embroque por el pitón derecho y que fue complicado también por el izquierdo y siempre sin humillar. El novillero trató de justificarse con él, aunque dejó en evidencia su lógica falta de rodaje. Media estocada tendida. Silencio.

Cuesta arriba, estrecho de sienes, veleto y serio fue el primer Fuenteymbro, al que Juanito planteó una faena seria y firme ante un ejemplar que tuvo movilidad y prontitud aunque embistió un tanto rebrincado y con brusquedad. El portugués lo muleteó con pulcritud y limpieza con mérito, e incluso al natural consiguió alargarle el recorrido, extrayendo algunas series tratando de corregir ese defecto de soltar la cara. Sin embargo, su labor, de mucho oficio y buena técnica, no logró conectar con el tendido. Lo pasaportó de pinchazo y estocada. Saludó una ovación con saludos.

Muy hondo, largo, con mucha caja y peso, pero de sienes armónicas resultó el cuarto, que tuvo clase y buena condición en la muleta aunque le faltó raza y fuerza. Fue poderoso el inicio por bajo, doblándose con él Juanito, aunque el novillo ahí ya estaba afligido. Buena la primera serie con la derecha, con largura, estetica y temple con un novillo que respondía, aunque le faltó mayor empuje para poder desarrollar sus buenas virtudes. Por ello la buena expresión y colocación del portugués no tuvo eco en el tendido en una labor de largo metraje en la que volvió a meter al público en la faena primero con un muletazo cambiado por la espalda y al final con unas inverosímiles bernadinas pegado a tablas en las que estuvo a punto de ser prendido saliendo ileso de milagro. Falló con la espada y fue silenciado

 

 

DESDE COMERSE

EL MUNDO DE

DE MANUEL HASTA LA CALIDAD DE "JURISTA"

Cultoro

29/09/18

La segunda de la Feria de Otoño madrileña planteaba un cartel en el que hacían el paseíllo Francisco De Manuel, Pablo Mora y João Silva “Juanito” con una seria novillada de Fuente Ymbro. A las seis arrancaba el festejo.

“Escribiente”, montado, alegre de salida y con plaza era el primero del festejo, un animal de Fuente Ymbro al que a pies juntos saludó Juanito. Buenas formas del novillero en las primeras series en redondo, especialmente en una segunda por el derecho en la que supo acompasar el recorrido a menos del animal. En no tocarle los trastos estuvo la virtud del luso en la siguiente serie a zurdas, en la que conectó algo más con el tendido ante un oponente que decía poco por su falta de transmisión. Corrección sin transmisión del joven ante un novillo al que mató trasero. Silencio.

Hondo de estampa era el segundo del festejo, primero del lote de Pablo Mora, al que el madrileño saludó a la verónica sin calar arriba. Incierto el animal cuando tomó la muleta Mora tras los primeros tercios de la lidia, venía vencido el astado y parado cuando tomaba los trastos del joven. Correoso en el momento de defenderse, signo evidente de su falta de bravura y su condición mansa, se mostró el animal en los siguientes compases. En la suerte contraria mató de media estocada tendida al de Gallardo, que se le vino finalmente arriba. Silencio.

“Favorito”, número 26, negro listó, con 512 kilos de peso era el tercero del festejo, primero del lote de Francisco de Manuel, con el que ya el joven dejó de capote su tarjeta de visita. Emocionantísimo fue el tercio de varas protagonizado por Juan José Leiro, fuertemente ovacionado tras desmontarlo en la primera vara y dejarlo de lejos en la segunda. Genial el picador. Cerquísima se lo pasó De Manuel en el segundo de los pares, con un motor brutal el que tenía el novillo, que le llegó a la mismísima cara y a punto estuvo de hacer por él. Más en corto fue el tercer par, comprometidísimo también, en el que de nuevo el animal apretó una barbaridad contra el olivo. Al público fue el brindis del joven, comenzando con gran sabor su faena de muleta y llevando embebido en los trastos al de Gallardo para dejar, tras el prólogo, una serie con garbo por la derecha, especialmente en el de pecho. Gran imagen del novillero cuando el animal se fue apagando, matando efectivo tras pinchazo al astado y recibiendo petidión de oreja no atendida por el palco. Ovación para el novillo en el arrastre y vuelta para el joven. 

Armonía le dio al inicio muleteril del cuarto Juanito, pero estaba más afligido el animal y el joven luso solo pudo dejar detalles en su faena. Las ganas le llevaron a pasarse de faena, pegarse el arrimón final, dejar bernadinas de cierre, pinchar con la espada. El acero emborronó todo y de nuevo hubo silencio. 

Calcetero y de bella estampa era el quinto, segundo del lote de Pablo Mora, al que el joven saludó a gusto por las buenas formas del animal a la verónica. Lo cuidó en el jaco y en la lidia, entrando al quite Francisco de Manuel. Transmisión, emotividad en el tranco, bondad en el embroque y humillación tenía un animal que, como defecto, es que era tardo a la hora de arrancarse. Pero todas esas virtudes gozaba el de Fuente Ymbro en la muleta de Pablo Mora. A menos se vino a la hora de coger la izquierda, pero volvió a la calidad el animal cuando el joven tomó la diestra, por la que le enzarzó muletazos con gusto y estética. La calidad de Jurista fue ovacionada en el arrastre y silenciada la labor del joven.

“Agitador”, novillo titular en sexto lugar, fue devuelto. De El Cotillo fue el sobrero, también devuelto. “Desleñado”, de 489 kilos y con el hierro sevillano de Hato Blanco era el segundo sobrero, con el que Francisco de Manuel dejó momentos muleta en mano ante un novillo que cabeceaba y que iba a menos. No pudo completar el triunfo.

 

 

OFICIO, ASTUCIA

E INGELIGENCIA

Burladero

29/09/18

Segunda de la feria de Otoño, novillada picada de Fuente Ymbro para los tres novilleros triunfadores de la temporada, Juan Silva, "Juanito",  Pablo Mora y Francisco de Manuel sin duda un cheque en blanco para asegurar el futuro de la fiesta nacional. Madrid y Sevilla han sido paso obligado para todos ellos y lo han hecho con la suficiente solvencia como para haberse hecho un hueco en la última gran cita de la Monumental madrileña. Visto como está el panorama novilleril que tiende a convertirse en un erial pueden sentirse unos privilegiados.

Tres novilleros, con diversas cualidades que hoy mostraron en su máximo esplendor. Juanito lidió el peor lote dentro del buen tono general de la novillada, dos animales sin chicha alguna, inocuos en emociones para el tendido. Tuvo que poner el joven portugués algo de orden, mandando y haciendo todo lo que debía con acierto. El cuarto tuvo algo más de transmisión pero fue calcado al anterior. Por ponerle un pero se la jugó con el adorno final, una serie de bernardinas con un animal que ya no pasaba por la muleta, asumiendo un riesgo que no le reportaba nada. Afeo con la espada el buen tono general que mostró en Madrid el de Monforte, pleno de oficio y firmeza ante la adversidad, más novillero que animal.

A Pablo Mora le cayó en suerte un lote desigual. Su primero y segundo de la tarde, le sacó de contexto nada más desarmarle en el comienzo con la muleta. Le exigió al de Moralzarzal, que o no supo o no pudo, pero dio sensación de debilidad superado por el escenario. Se rehízo con el quinto, el mejor de la tarde. Jurista mostró las bondades de una corrida muy para Madrid de Fuente Ymbro. Noble, con recorrido, algo tardón en el arranque lo que Pablo Mora leyó con astucia, empezando a llegarle al morro con determinación. Supo que ahí estaba la llave del éxito y tiró sendos circulares que enervaron a la plaza. Quizá en el estoconazo desprendido con el que le pasaportó pudo perder alguna opción de oreja que mutó en ovación, para él y para el animal. Equilibró la balanza en términos generales, una de cal y otra de arena, quizá el menos cuajado de los tres.

Francisco de Manuel que tuvo que lidiar en el sexto a los dos sobreros, de Cotillo y Hato Blanco, convaleciente aún del percance en el glúteo sufrido en Fuensalida, mostró sus virtudes en el tercero de la tarde. Para el recuerdo el tercio de banderillas, especialmente el tercer par, en corto, siempre en la cara del animal que mostraba una buena transmisión. Obediente en la muleta, el madrileño le llevó a los medios con inteligencia, la cual derrochó en las primeras tandas por el pitón derecho. Patinó el animal al natural mostrándose precipitadamente tardo diluyéndose para pena del novillero. Pidió el tendido una oreja quizá algo excesiva que el palco con buen criterio no atendió. Con el sexto tris no tuvo opciones, un animal desconcertante y peligroso que nos dejó con ganas de más, ante unos de los grandes triunfadores del año. Desde luego este chico está hecho para Madrid y la gente lo sabe.

 

 

UN TORERO

DE FAENAS BREVES

El Pais

30/09/18

Solo una vuelta al ruedo que destacar a los amigos en el bar. Eso dio de sí la novillada celebrada en la plaza de Las Ventas con motivo de la Feria de Otoño. Todo un desastre para aquellos que juzgan lo acontecido en una tarde de toros según el número de orejas cortadas. Una muestra, sin embargo, de lo más tonta y relativa para cualquier buen aficionado. Pero es lo que se lleva hoy…

Y no; si bien es verdad que no pasaron grandes cosas, las dos horas y media de festejo sí dejaron algunos detalles interesantes. Y una noticia: en el mundo habita un torero de faenas cortas. “¡No puede ser! ¿En verdad es eso posible?” Pues sí. Su nombre: Francisco de Manuel. A diferencia de la práctica totalidad de sus compañeros (tanto novilleros, como matadores de toros), este joven diestro no alarga sin sentido y hasta la extenuación sus labores muleteras. Cinco o seis tandas y a por la espada.

Pero no es la única virtud de este madrileño de solo 18 años. Además de su visible juventud -aún tiene cara de niño-, De Manuel posee un buen concepto del toreo y tiene valor. Esto último lo demostró, de verdad, en el vibrante tercio de banderillas que protagonizó frente al tercero, un novillo de Fuente Ymbro que, tras empujar en el caballo con bravuconería, acudió a los cites como un rayo. Pese a lo mucho que apretó el toro, el chaval aguantó las acometidas, cuadró en la cara y se asomó al balcón.

El murmullo de los tendidos hacía presagiar algo importante, pero el ejemplar de Ricardo Gallardo no mantuvo la misma intensidad en el último tercio. Precisamente por eso debió Francisco de Manuel meterse con él antes, sacar lo poco que le quedaba dentro sin demora. Esperó demasiado, tardó mucho en ganar el paso requerido, y cuando lo hizo ya fue tarde. Como en el sexto, un impresentable sobrero de Hato Blanco sin clase alguna, se tiró muy derecho a matar.

Suerte desigual la de Francisco de Manuel, como desigual fue la novillada de Fuente Ymbro. Bien presentados la mayoría -toritos algunos-, del conjunto destacó el quinto, de notable juego en la muleta por su nobleza, franqueza, humillación y recorrido. Un utrero para consagrarse que se le fue sin torear a Pablo Mora. Doble fue el petardo del novillero nacido en la localidad madrileña de Moralzarzal. Despegado y sin dar el paso, no estuvo a la altura de su segundo, y además anduvo absolutamente desbordado ante el primero de su lote, que se movió y exigió.

Bien compenetrado con los dos astados que le tocaron en suerte, nobles, blandos y sosos, Juanito dio pases y no dijo nada. Mal asunto.

 

 

VUELTA AL RUEDO PARA DE MANUEL CON UN "FUENTEYMBRO" DE APUESTA EN MADRID

La Razón

30/09/18

«Favorito» fue novillo de público. Fueron fuegos artificiales, pero trajo los minutos de mayor interés de la segunda de Otoño. Estrecho de sienes, pero fuerte y con pecho, fue encastado y con transmisión el de Fuente Ymbro. Deparó espectáculo en varas -dos buenos puyazos le agarró Leiro- y ese poder propició un tercio de banderillas vibrante. Sobrado de facultades De Manuel. Seguramente, el mejor tercio de un espada banderillero esta temporada en Madrid. Porque el novillo, pronto, iba con todo. Celo a raudales. Se la jugó el madrileño, que volvió a echar la moneda al aire muleta en mano. Para apostar. Se la puso plana, muy puesta, con mando, pero al utrero se le vieron entonces las costuras: le faltaron finales, entrega. Al sentirse podido, en la tercera tanda, se «aburrió». Provocándole la embestida, arañó una tanda más en redondo maciza. Pero el pinchazo previo a una buena estocada fue demasiada rémora para el palco, que no atendió la petición, mayoritaria. Vuelta al ruedo. Devueltos el endeble sexto y el blandísimo sobrero de El Cotillo, salió un tris de Hato Blanco muy «desaborío», De Manuel, con la tarde ya a la deriva, lo probó sin fortuna.

Había roto plaza un ejemplar suelto y desentendido, que manseó lo suyo y llegó con poco poder a la muleta de Juanito, que trató de templarlo a media altura. Aunque no le sobraba al de Fuente Ymbro, logró robarle dos tandas al natural de buen trazo. Largos y limpios. Hubo una más en redondo del mismo porte, pero el novillo no duró más y se diluyó el trasteo. Ovación. No tuvo opción con un cuarto que barbeó de salida como sus hermanos y luego, muy aplomado, duró tanda y media en su franela. Silencio.

Girón y calcetero, «Jurista» fue buen novillo. Enclasado, humilló mucho y fue a más en una faena en la que Pablo Mora mostró destellos, sin apreturas, de su buen trazo y ese fino concepto del temple que atesora. Labor con altibajos, a la que faltó acople y reunión. Leves palmas y ovación para el utrero. Abría más la cara el segundo, otro ejemplar al que faltó fijeza en los primeros tercios. Buena lidia de Raúl Ruiz. No mejoró en la muleta, pues, orientado, embistió siempre reponiendo y Mora abrevió. Silencio.

Las Ventas (Madrid). Segunda de la Feria de Otoño. Novillos de Fuente Ymbro y sendos sobreros de El Cotillo (6º bis), devuelto, y Hato Blanco (6º tris), bien presentados, parejos y de perfectas hechuras. El 1º, mansurrón y a menos; el 2º, orientado y reponiendo mucho; el 3º, encastado, peleó en varas y tuvo transmisión, pero le faltaron finales, toro de público; el 4º, muy aplomado y deslucido; el 5º, buen novillo, enclasado, con fijeza, prontitud y enorme nobleza, lo quiso todo por abajo; y el 6º, sin empuje, desclasado. Más de media entrada.

Joao Silva «Juanito», de verde oliva y oro, pinchazo, estocada trasera (saludos); dos pinchazos, estocada casi entera (silencio).

Pablo Mora, de verde hoja y oro, más de media atravesada (silencio); estocada contraria (palmas).

  • Gris Icono de Instagram
  • Gris Icono Twitter